Milano:” Ojalá no se equivoque el gobierno en tomar medidas intervencionistas porque no ayuda”

ENTREVISTAS 18 de enero de 2021 Por REDACCIÓN
GANADERÍA  Raúl Milano, director ejecutivo de Rosgan, analizó con PAMPA GRINGA el presente de la ganadería: precios, exportaciones y las tensiones: 2021, año electoral: ¿habrá intervención del Estado en el mercado?
images (1)
RAÚL MILANO Director Ejecutivo ROSGAN

El 2021 es un año electoral. Si bien no habría motivos para que esta realidad pueda influir en las políticas públicas que desde el Estado se deben desarrollar estratégicamente, desde el sector ganadero existe el temor de una posible intervención en el mercado. Un mercado de “competencia casi perfecta” donde interactúan muchos compradores y muchos vendedores. Se sabe que en tantísimos sectores una o dos empresas manejan el precio a su gusto y piacere… pero justamente no es el caso de la carne

“Generalmente la cadena llega a la tapa de los diarios cuando hay una noticia que tiene que ver con el aumento del precio de la carme” destaca Raúl Milano, director ejecutivo de Rosgan en una charla con PAMPA GRINGA; “pueden pasar muchos hechos que son trascendentales y no aparece”

Un ejemplo. Con China como principal comprador (se lleva casi el 80% de lo que se exporta) la cadena de la carne ha pasado de vender 200.000 toneladas en 2015 a 950.000 en 2020.

Lo cierto es que el incremento de los precios en Liniers en el último mes de 2020 -un incremento de casi 20 puntos- fue lo que puso en alerta al Gobierno pero “como siempre ocurre, en enero se calma. Siempre la carne roja tuvo una participación importante (entre un 9 y un 11%, aunque luego hubo un cambio metodológico) en el índice de precios al consumidor. Cada vez que había movimiento, esto generaba un aumento en la inflación”.

Ahora bien, si bien la Argentina sigue teniendo el mayor consumo de carne vacuna año/habitante, se redujo de 78 kg en los ´80 a los 50 kgs en las últimas mediciones. En el misma lapso, el consumo de la carne de pollo se incrementó de 11 a 44 kg. Sumado al porcino (14,2 kg/hab/año), ambos superan al consumo de la carne vacuna. Con estos datos, la incidencia en el IPC del ganado vacuno es menor. “Esto no significa que aquél que tiene que pagar, no sienta el impacto. Esto es obvio. El último incremento marca que durante mucho tiempo los precios estuvieron relativamente calmos. 

“La carne es cara pero mucho más barata que en otros lugares del mundo. Así y todo ¿A la gente le alcanza para pagar? Evidentemente que no. Hoy el bolsillo no alcanza para cubrir las necesidades generales de la gente” resalta Milano.

Un informe del mismo ROSGAN, da cuenta que, por ejemplo: El precio de la carne de ternera medido en dólares por kilo: en Chile, u$s 9,56; Uruguay,; u$s 8,10; Brasil u$s 5,40; Israel u$s 21,90; Italia, u$s 18,22; Alemania, u$s 12,33; China u$s 12, 16. En Argentina u$s 4,88


LA EXPORTACIÓN ESA MALDICIÓN QUE TENEMOS

“La gente tiene la idea de que la exportación se lleva lo mejor y acá queda lo peor. Pasa con los duraznos, con los limones (somos los principales exportadores). La carne es absolutamente distinta” explica Milano: “el kilaje del animal que normalmente se faena para la exportación, es mucho más pesado. Son animales de 450 kg (no hablamos de vaca, sino de novillos) y tiene ciertas características: el mundo demanda un tipo de carne con determinado diámetro específico. El consumo interno, por el contrario, tiende a comer animales de 340 a 350 kg. Lo que se destina al consumo es hacienda más liviana: el 60% proviene de feed lot. En resumen, lo que va afuera es diferente a lo que queda adentro” sintetizó. Otro dato para destacar: “se exporta alrededor del 29% y el 71% queda en la Argentina”. Al exterior lo que más se vende es vaca “de refugo, vaca vieja”. Es decir, ese pensamiento “nos estamos quedando sin carne porque la exportación funciona, es absolutamente mentira”.

Otra cuestión. Decíamos al principio que China representaba un altísimo porcentaje de la venta al exterior. Ahora bien: ¿qué demanda el Gigante Asiático?: “Vaca manufactura, de conserva. Llevan lo más regular: ¿por qué? Porque el formato de la comida es diferente. Se hacen guisados, se come con palitos, se hacen tiritas finitas y después de 3 o 4 horas de cocción, toda la carne es tierna. El modelo cultural es distinto. Cuando se exporta tanto el asado, como el matambre y el vacío quedan acá. En definitiva: cuando más se exporta, más carne queda en Argentina. Y esto no significa que la exportación le ponga precio al consumo. Son animales distintos”.


¿SIGUE LA TENSIÓN?

¿Hasta cuándo continuará esta tensión que se vislumbra con el gobierno? Decíamos al principio: 2021 es un año electoral lo que significa que las elecciones son un tema central. “No para la gente, sino para los políticos” aclara Milano: “entonces uno dice: qué bárbaro la cadena de la carne pasó de estar en el puesto 13 como exportador en 2015 al 5to lugar, somos grandes jugadores en este tema. Sin intervenciones. Para entender la carne, volvamos a los movimientos coyunturales de diciembre: la carne tuvo un período muy largo de precios muy estables y de pronto pega un salto disruptivo. Este es el formato normal de la hacienda” Ahora, sigamos en 2021: “si alguien quiere que la producción, que viene creciendo y ha crecido muchísimo, se estanque ya vivimos esta experiencia. Año electoral, juegan estas expectativas: El Estado está preocupado ¿habrá intervenciones?

“Veamos a un mercado sin intervención” propuso Milano: “Dejemos diciembre -siempre es atípico- ¿Seguirá subiendo el precio? No, el bolsillo es el que no puede pagar. La demanda será la que de alguna manera marque la desaceleración del precio. Con la caída de ingresos que han tenido los jubilados, los trabajadores. Hay una desprotección que del bolsillo del consumidor. Se dejó que esto ocurra. Ahora, quieren ver la manera de hacer bajar el resto de las cosas. Un año de mucha tensión. Ojalá no se equivoque el gobierno en tomar medidas intervencionistas porque no ayuda


CUENCA LECHERA

Por último, Milano se refirió a la “cuenca lechera” que constituye la zona de Rafaela: “la lechería pasó sin lugar a dudas sus crisis propias. La cuenca produce carne también. El overo negro siempre fue visto como un animal de leche y no de carne. Con el feed lot se utiliza muchísimo también. La zona de la Cooperativa Guillermo Lehamnn, un socio nuestro. Orgulloso del sistema asociativo que tienen porque es un cambio necesario que tendría que tener la ganadería para acercarse más a la agricultura” finalizó

Te puede interesar