IRIS SPERONI: “Esta administración gobierna para las multinacionales”

Para Iris Speroni "El tipo de cambio hay que instalarlo como el gran tema argentino". Esta idea la explica en un mano a mano con Pampa Gringa: "El tipo de cambio es un mecanismo de transferencia de riqueza del interior a Buenos Aires"

ENTREVISTAS 01/10/2021 REDACCIÓN REDACCIÓN
Sin título
IRIS SPERONI Promoción del valor agregado: "¿Le saco plata al gringo del norte de Santa Fe para dársela a una multinacional? Sólo esta banda de cipayos plantea estas cosas".

Pampa Gringa dialogó con Iris Speroni, Licenciada de Economía en la UBA, Master en Finanzas en Ucema y Posgrado en Agronegocios, de Agronomía UBA. Es de ese tipo de charlas que van más allá de las preguntas y respuestas. Es de esas entrevistadas donde se analiza distinto. Se profundiza de otra manera. Iris es de las personas que se encuentra fuera de esa comodidad en la que están muchos inmersos. En una comodidad que se convierte en una calesita, siempre se hace el mismo recorrido de análisis de Argentina, pasando por la sortija que se quiere agarrar…

Federalizar en serio: es la tarea. Los impuestos nacionales representan, por lejos, la mayor parte del gran pedazo de la torta que se lleva el Estado de la producción del interior.

-¿Será posible pensar alguna vez en dar vuelta esta lógica? ¿Pensar en fortalecer de abajo hacia arriba? Priorizando lo local en términos de impuestos y compartiendo una porción menor con Nacion?

-Es un problema. Así lo hacen en España y están al borde de la disolución. Es complicado. Creo que sí, que hay que cambiar el sistema impositivo, hacerlo más equitativo hacia el lado del que produce en el territorio, pero sosteniendo la figura de Nación con una proporción de los mismos. Uno de los objetivos principales debería ser la integridad territorial del país.


-¿Qué hacer con toda la población que se encuentra concentrada en el conurbano bonaerense y que formaban parte años atrás de ese interior desprovisto de futuro y de arraigo?

-En una nota que escribí para la Prensa (Una Nueva Conquista del Desierto) . Allí propuse el riego de toda la diagonal árida del país para tareas agropecuarias y forestales. Esto generaría fuentes de trabajo. Cuidar los árboles, las tareas y mantenimiento de la obra civil de riego. Se estaría gastando lo que hoy se va en planes sociales. Pero no digo hacer sólo obras porque cuando se terminan, la persona se queda sin trabajo. Esto es un plan completo, que tiene continuidad. Al trasladar la población hacia los lugares que hoy están deshabitados se necesita una comisaría, una escuela, una sala de primeros auxilios, un banco…


EL TIPO DE CAMBIO BAJO

Para Speroni “hay que desarmar ese conglomerado poblacional. Está todo hecho para que se concentre en este lugar, en las inmensas áreas metropolitanas. Y básicamente el tipo de cambio bajo es un factor importante. Eso hace que lo que haga la gente del interior valga poco y la plata que recibe y consume la gente del conglomerado, aunque sea poco, valga mucho más que la del ciudadano del interior. El tipo de cambio es un mecanismo de transferencia de riqueza del interior a Buenos Aires. El 90% del té (que se produce mayoritariamente en Misiones) en la Argentina se exporta. Y el 50% de esa exportación queda en el Banco Central. Le están sacando al misionero el 45% de su producción de té para regalárselo a los amigos del Poder. Los misioneros sostienen un ejército de ocupación, los cordones de miseria y pobreza del conurbano.

El tipo de cambio es un mecanismo de transferencia de riqueza del interior a Buenos Aires.


-El tema del tipo de cambio es central para usted.

-El tipo de cambio hay que explicarlo, hay que instalarlo como el gran tema argentino. El tipo de cambio decide si uno quiere un país exportador, un país industrializado. El tipo de cambio atrasado hace que el producto terminado salga la mitad. Me conviene importar zapatos de Brasil antes de fabricarlos acá. El tipo de cambio afecta a la producción agropecuaria, pero afecta a la industria. Hemos girado miles de millones de dólares a Brasil por una década y media. Nos resulta más barato porque pagan la mitad el dólar.

Estas discusiones se están escuchando. Diez años atrás podían vender que era algo temporario. Que la solución estaba, que se iba a salir y que el futuro era promisorio… lo que pasó durante el gobierno de Néstor Kirchner. Desde el segundo gobierno de Cristina Fernández, el país está cada minuto peor. La última esperanza fue en 2015: con otro gobierno vamos a estar mejor. Y esa esperanza se rompió en mil pedazos para millones de argentinos. No era problema solo del kirchnerismo. Otro signo político siguió aplicando las mismas políticas: tipo de cambio atrasado, bicicleta financiera: intereses en pesos altos con seguro de cambio para el inversor extranjero que se pueda ir en dólares, sobreprecios de las obras públicas, negocios para los amigos… las columnas importantes del gobierno de Macri son exactamente las mismas del gobierno anterior. Y lo peor: con la misma gente

Desde el segundo gobierno de Cristina Fernández, el país está cada minuto peor. La última esperanza fue en 2015: con otro gobierno vamos a estar mejor. Y esa esperanza se rompió en mil pedazos para millones de argentinos


- Y cómo se logra tomar conciencia de ese camino

-Mi próxima apuesta es tratar de convencer a los senadores y gobernadores de las provincias que tienen que reclamar un tipo de cambio alto como mecanismo para que la gente del interior retenga la riqueza que produce. Desde la Reforma Constitucional de 1994, la política monetaria y de tipo de cambio es responsabilidad del Congreso. Hay una posibilidad de convencerlos de que se jueguen y pidan una política de tipo de cambio alto. Aún arrastrando todas las otras porquerías, el malvivir de los conglomerados, con diez años de tipo de cambio alto, Argentina empieza a salir para adelante. Pero los gobernadores no quieren pelearse con el gobierno central porque no ven nada detrás que los respalde, sería un salto al vacío. Entonces, lo que se debe generar es la convicción de que hay una red de contención. Esa es la construcción cultural e ideológica que deberíamos intentar hacer de a poco.


ROBAN DEMASIADO

En definitiva, para Speroni lo que está mal “es el sistema” porque “roban demasiado”. Esto es, “si robaran un poco menos, el país podría crecer. Si les dejaran al trabajo de la gente una rentabilidad mínima para poder reinvertir una parte, crecería el capital del país y todos los años produciríamos un poco más. Pero roban más que la capacidad de ahorro de la Argentina, inhiben la capacidad de inversión de la población. Esto hace que el capital se desgaste y ni siquiera se pueda reponer, está cada vez más bajo. Por ende se produce menos y se es más pobre. En una guerra dinamitan los campos, las fábricas, en un mes destruyen todo. Acá destruyeron capital, en diez años. Nadie está dispuesto a robar menos. Por eso el sistema no tiene solución con ellos adentro, esta dirigencia actual. Barrionuevo se los dijo hace 20 años.

Nadie está dispuesto a robar menos. Por eso el sistema no tiene solución con ellos adentro, esta dirigencia actual. Barrionuevo se los dijo hace 20 años.


-Una de las propuestas en boga es la promoción desde el Estado del agregado de valor, ¿cuál es su mirada de esta idea?

-Estoy en contra de toda promoción. Hay que dejar al productor su rentabilidad. No sacársela y después darle una chirola. Esto implica una arbitrariedad que permite al funcionario robar: a vos te doy, a vos no. Durante el gobierno kirchnerista estaba el ONCCA y decidieron que para abaratar el precio de la carne había que tener feedlots. Así, rompieron todo el mercado de carne de la Argentina. Le daban a gente que no sabía nada de ganadería y se ponían un feedlot (otros era sólo una dirección postal), Todo esto la gente del sector lo sabe. Eso de incentivo por valor agregado, estoy 100% en contra. Es un eufemismo diferencial del derecho de exportación. Es darles plata a las molineras, a las aceiteras, que en un 80% son multinacionales. ¿Le saco plata al gringo del norte de Santa Fe para dársela a una multinacional? Sólo esta banda de cipayos plantea estas cosas.

Creo que esta administración, gobierna para las multinacionales. Y esto no es desde ahora. Cuando tuvo que laudar en un conflicto, siempre lo hizo favoreciendo al más grande. Siempre les digo: tienen que poner amparos. Cualquier juez de una localidad del interior se los va a dar. Lo tiene que hacer la gente que se le juega algo: los sindicatos, los productores, los pequeños frigoríficos que fueron dejados de lado por una maniobra arbitraria. Ningún perjudicado reaccionó por las vías que corresponden.

Estoy en contra de toda promoción. Hay que dejar al productor su rentabilidad. No sacársela y después darle una chirola


- ¿Cómo Argentina llega a la situación en la que estamos?

-Estamos en esta situación de sometimiento y desangelados porque perdimos la Guerra de Malvinas. Desde allí hubo una serie de demandas desde el exterior a la Argentina que nos lleva donde hoy estamos. Sin la guerra, tal vez estábamos en el mismo lugar. Descuartizar la Fábrica Militar de Aviones y darles la fábrica de aviones a una empresa británica que se llevó a todos los profesionales a Brasil, desindustrializaron el país; son acontecimientos que parecen demasiado puntuales. Es lo que suele suceder cuando se gana una guerra: desarmar al otro.

Pero dentro de este esquema pautado desde afuera, nuestros representantes podrían haber buscado el mejor camino. Nuestra dirigencia ha sido lamentable. Y eso fue imperdonable desde el momento que hubo un cambio, en el cambio de alimentos en el siglo XXI. Después de la Segunda Guerra Mundial, todos los países exportadores de alimentos se vieron sumamente perjudicados por la política de autoabastecimiento de Europa primero (año 1955) y de EEUU después. Nos quedaba exportar a Rusia, algo de carne a Sudáfrica... la mayoría de los países producían alimentos o no tenían plata para comprarnos. Este proceso hizo que los precios internacionales de los alimentos bajaran. Cuando se tuvo la oportunidad de tener buen precio y de allí empezar a reconstruir el país, nos toca una casta de dirigentes delictiva que derrocha o se roba ese diferencial de precios. Nuestra situación es lamentable porque tenemos precios altos pero sólo favorecen a la perpetuación de quienes nos están robando.

INDICE DE POBREZA. “Hay una falta de seriedad que apabulla”

Recientemente el INDEC dio a conocer los índices de pobreza de la Argentina, que rondaría el 40%. Speroni duda que esas cifras tengan que ver con la realidad. Y lo argumenta: “la pobreza es un gigantesco negocio. No sólo en Argentina: (Barak) Obama se fue de la presidencia con 50 millones de planes alimenticios. Casi el 15% de la población. Acá todo sirve de excusa para pelearse con el opositor basado en números que brinda la UCA que no justifica cómo fueron conseguidos. No hay estudios serios pero le sirvió al actual gobierno para poner un impuesto nuevo. En Bolivia es del 14% ¿por qué los bolivianos van a venir a vivir a la Argentina con los índices que tenemos?”. Y agregó: “tenemos el 40% de personas con problema de alimentación y somos el segundo país en el consumo de proteína animal del mundo detrás de EEUU”. (119 kg/año/persona, Argentina 110). Alemania 50 kg.. Sin embargo, cuando uno va a los cuadros de la FAO la cantidad de calorías de proteínas por persona por día estamos igual que Alemania. Algo no cierra. Por más que una persona sea muy rica, no puede comer 3 kilos de proteína animal por día. Debe haber pocas personas que consuman menos de 300 gramos de proteína animal por semana, cuando el mínimo requerido es de 100 gramos por semana. Por otro lado, hay jubilados que viven en departamentos lindos y no comen lo que tienen que comer y no aparecen en las estadísticas. Hay una falta de seriedad que apabulla. Toda la estadística está mal por ambas puntas” sintetizó.

La pobreza es un gigantesco negocio. No sólo en Argentina. Acá todo sirve de excusa para pelearse con el opositor

Te puede interesar
Lo más visto
INFO0224_FAENA

Faena en Santa Fe durante febrero

REDACCIÓN
08/04/2024

Un informe del IPEC brinda detalles de lo ocurrido en la provincia en relación a la faena de ganado bovino, porcino y aviar