Una introgresion de Laboratorio: el Trigo HB4

EDITORIAL 07 de mayo de 2021 Por REDACCIÓN
Discusiones que atrasan, que reflejan de donde no queremos salir- Por Ing. Agr. Raúl Steffanazzi
Sin título

descarga

Raúl Steffanazzi

Las actividades técnicas de A Todo Trigo, fueron un buen escenario para actualizar la polémica. De un lado, los acopiadores insistieron en rechazar su aprobación. Del otro bando, el Gobierno y la industria semillera lo apoyan. La polémica por la aprobación del trigo HB4 resistente a la sequía retornó con fuerza en la primera jornada del ciclo A todo Trigo que organiza en forma virtual la Federación de Acopiadores.

En octubre del año pasado, el Ministerio de Agricultura aprobó en forma condicional la siembra del trigo desarrollado a partir de un descubrimiento de la Universidad Nacional del Litoral sobre un gen del girasol capaz de hacer soportar a los cultivos condiciones de estrés hídrico. La firma a cargo del desarrollo, Bioceres, anunció un programa de siembra con el concepto de identidad preservada por la cual la propia compañía sería responsable desde el origen hasta la cosecha, para evitar que ingrese en el circuito comercial. En ese momento informó que tenía 6000 hectáreas de trigo HB4 sembradas.

Antes, había solicitado en Brasil, como lo hizo en la Argentina, la autorización de la siembra del trigo HB4. La CNTbio, organismo regulador del país vecino en biotecnología, comenzó con el proceso de audiencias para considerar su aprobación.

En tanto, los acopiadores y exportadores argentinos expresaron que la industria molinera brasileña, representada por Abitrigo, rechazó al cereal modificado genéticamente

Casi una anécdota de lo que es la Argentina en toda su dimensión: en el siglo de mejor expresión de la Biología y las Tecnologías Digitales, existen actores tradicionales del mundo de la exportación de commodities, que quieren seguir andando en carreta. Por no preparar y/o modificar sus sistemas de acopio, para segregar por distintas calidades (almacenar grano de distinto origen en distintos envases o silos), se oponen rotundamente a la nueva generación del trigo.

El Trigo HB4, nace de los excelentes equipos de investigación que tiene la UNL, con la Dra. Raquel Chan al frente. Este trigo tiene incorporado bajo rigurosas y documentadas técnicas de laboratorio, el Gen Natural del Girasol (HaHB4), que está regulado para cuando se expresan stress abióticos (hídricos o salinos). Esta introgresion del transgen se expresa si se enfrenta el stress (si sucede el fenómeno de sequia durante su cultivo). Si el evento climático no sucede, queda inactivado en la secuencia genómica del trigo y pasa sin pena ni gloria.

Desde el 2009 hasta el 2017, se realizaron todos los protocolos mundiales para estos casos: Investigación, Transferencia, Desarrollo, Proceso de Regulación, Comercialización.

 

 

 Trigo-HB4-izq-trigo-convencional-der.-

 

 

 

En una relación correcta con el aparato productivo, durante el proceso, se interesó la empresa BioCeres, quien firmo el convenio respectivo con la Universidad y aportó capital de riesgo, para llevar adelante todas las etapas previas a las etapas de mercado.

Por supuesto que el mercado comprador tiene la palabra y que los principales agentes de mercado, están haciendo sus propias evaluaciones para ver si sus consumidores aceptan este tipo de grano en sus comidas. Pero eso, está muy lejos de atar el buey y subir a la carreta, o tomar el jet que nos lleve a los principales mercados del mundo a convencer de las características comprobadas por las auditorias científicas, que este trigo no genera perjuicios en la salud pública.

Muy lejos este derrotero al de me opongo; más lejos todavía los que enancan los clásicos discursos ambientales, para oponerse a la biotecnología. Si se dedicaran a asumir el riesgo empresarial de sembrar trigo en la Quinta Sud (La Pampa y Oeste bonaerense), capaz que estarían un poco mejor ocupados.

 

 

 

 

Te puede interesar