Trigo: entre los riesgos del clima, los precios y las políticas erráticas

ENTREVISTAS 06 de mayo de 2021 Por REDACCIÓN
El último factor fue el que "más ha preocupado" señala Arturo Navarro al analizar con el ingeniero Ignacio Berri las conclusiones de A todo Trigo 2021
images

Escucha el audio

Audio

Compartimos la entrevista realizada por el ingeniero Ignacio Berri para el programa Campo y Ciudad. En este caso, el diálogo fue con Arturo Navarro, asesor del sector agroindustrial y ex presidente de Carbap y CRA. Analizaron principalmente las conclusiones de la Jornada A Todo Trigo


-En la semana se realizó A TODO TRIGO 2021 organizada por la Federación de Acopiadores: qué conclusiones dejó para la siembra 2021/2022?

-Fue un importante evento. Mostró todas las proyecciones que se pueden imaginar tanto en los escenarios interno como en el externo. En el segundo está todo encaminado para que podamos tener una buena colocación. Internamente es la gran duda.

Las primeras conclusiones las dejó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires al plantear los valores, las hectáreas y los volúmenes que podríamos tener en un año donde el clima, aparentemente, nos viene acompañando y si se da, vamos a tener unas buenas expectativas. Cuando la fina se siembra con buena humedad y se implanta bien el cultivo, hay una megacosecha. Eso dicen. Veremos este año, ya que en primavera podría aparecer una nueva Niña. En concreto, la BCBA proyecta 6,5 millones de hectáreas para el trigo y 1,15 millones de hectáreas para la cebada: estima de 19 millones de toneladas de producción para el primero y 4,6 millones de toneladas para la segunda: 23,6 millones de toneladas para la cosecha fina. Una cifra muy importante. Y esto podría aumentar.


-Cuáles serían las variables que podrían mejorar estas estimaciones?

-Los productores deben seguir muy de cerca el factor climático. Ha mejorado mucho la situación en el área de siembra incuso en Córdoba y parte de Santa Fe, donde el año pasado tuvieron problemas.

Los precios están incitando a los productores a buscar nuevas áreas de siembra. Algunos especialistas hablan de poder llegar a 7 millones de hectáreas para el trigo. Otro factor es el agregado de insumos. Esto si mejora la desconfianza que tiene el productor con lo que podría pasar desde el ámbito de las políticas implementadas. Sabemos que los precios de los insumos., los fertilizantes suben con el dólar libre, nunca el oficial. Debemos ver cómo cuidarnos con los mercados a futuro, los seguros agrícolas.


- Qué puede hacer el productor con esos riesgos tanto climáticos, de precios y políticos?

- Para los climáticos, debemos tomar los seguros que hoy existen: granizo con adicionales. Debemos seguir presionando para que tengamos un seguro multiriesgo: hoy con la apoyatura satelital que tiene la Argentina podríamos ser muy eficientes y transparentes.

En relación a los precios, usar los mercados a término. Los precios de trigo que tenemos para enero son muy tentadores. Como primera estrategia, el productor tiene que salir a cubrirse en esos mercados.

El factor político es lo que realmente ha preocupado. Fernando Rivara (presidente de la Federación de Acopiadores) dijo: al gobierno no le tiembla el pulso para aautorizar los aumentos a las grandes petroleras y amordazar a los molinos harineros que tienen los precios congelados desde hace un año. Es una síntesis concreta de cómo se mueve el gobierno

Por otro lado, sabemos que los precios del trigo tiene un “precio índice” mucho más alto del que realmente da el mercado para evitar la exportación. No hay duda que es capaz de seguir haciéndolo. Un exceso de producción en un mercado cerrado significa deprimir los precios

Los riesgos políticos tienen que estar bien definidos por el poder político: del presidente de la Nación para abajo. Lamentamos que el ministro (de Agricultura y Ganadería) Luis Basterra dejó un saludo protocolar en la apertura del evento. Dijo que está todo para que sigan aumentando las producciones pero no aseguró absolutamente nada en relación a las políticas que se van a implementar. Él no maneja las políticas, estamos de palo en el ministerio. Pero es importante que el sector agropecuario tenga una definición de que no se modificarán las retenciones al cabo de toda la cosecha para no defraudar nuevamente a los productores.

Te puede interesar