Entre el 2020 y lo que va del 2021 faltan 300 mm en la región

¿Qué puede esperarse de las lluvias de octubre? Informe de la Guía Estratégica para el Agro. Bolsa de Comercio de Rosario.

NOTICIAS 10/10/2021 REDACCIÓN REDACCIÓN
rhine-3596913_1280-1024x681

Hay localidades en que faltan entre 500 a 700 mm. “Argentina no solo debe afrontar un escenario de Niña por delante, sino que arrastra la deuda de milímetros de las últimas dos campañas”, advierte el consultor Alfredo Elorriaga. ¿Qué tiene que pasar para que lleguen las lluvias?  

“Después de un inicio generoso en setiembre, la dinámica atmosférica no logró aprovechar la alta disponibilidad de humedad”. Tampoco octubre arrancó como se esperaba: “las persistentes masas de aire húmedo presentes sobre el centro norte del país no lograron generar precipitaciones significativas”, explica el consultor Elorriaga. En la región núcleo, los acumulados del 26/9 al 6/10 solo fueron para una porción del NE bonaerense: Ramallo registró 33,2 mm, Pergamino 21,6 mm; en Junín solo fueron 3,6 mm. El 70% de la región recibió menos de 5 mm. La región pampeana recibió algunas lluvias muy modestas sobre el centro y sur de Buenos Aires con acumulados de 15 a 30 mm. Hacia el noreste, el frente dejó mejores volúmenes: 10 a 40 milímetros sobre parte de Santiago del Estero, Chaco. Hubo mayores montos en Formosa, Corrientes y Misiones.

2_731

En rojo: entre el 2020 y lo que va del 2021 faltan 300 mm en la región

“La situación para los cultivos es de gran complejidad: este será el segundo año de reticencia pluvial”, advierte Aiello. “Argentina no solo debe afrontar un escenario de Niña por delante, sino que arrastra la deuda de milímetros de las últimas dos campañas”, agrega Elorriaga. Y lo dice porque éste es el problema de fondo de la campaña 2021/22. Los milímetros acumulados desde principios del 2021 al 6 de octubre muestran que —en promedio— faltan 75 mm frente a las estadísticas de los últimos 30 años. El grave problema es que se suma la faltante del año pasado: la región terminó en promedio con 225 mm por debajo de la media. 


El resultado sale de comparar la precipitación anual de cada localidad monitoreada con la red GEA con su respectiva media pluvial de los últimos 30 años. Desde el 1/1/2020 al 5/10/2021, hay localidades a las que les faltan entre 500 a 700 mm. En Rosario la faltante es de 727 mm. Le sigue Labordeboy (con 617mm), Álvarez (606 mm), Bigand (547 mm), Ramallo (546 mm), Pujato (508 mm) y Zaballa (490 mm).


¿Qué se puede esperar de las lluvias de octubre?

¿Porque las tormentas de la semana pasada no dejaron agua? ¿Es culpa de “La Niña”? Aiello, responde que no, “aunque el evento está próximo a establecerse, el enfriamiento del Pacifico todavía es muy leve para afectar negativamente el régimen de lluvias de la región pampeana”. Elorriaga explica que el problema son los mecanismos atmosféricos regionales: “no están funcionando del modo que se espera para el inicio del semestre cálido. Entonces, ¿qué es lo que tiene que pasar para que lleguen las recargas de primavera? “Tiene que cambiar la circulación que actualmente domina en Argentina: el aire frío que ingresa por el sur de la región pampeana a intervalos regulares dificulta el ingreso de aire más húmedo que aportan las dinámicas zonales independientemente de los forzantes globales”, dice Elorriaga. Las proyecciones que brindan los modelos para la primera quincena de octubre no son alentadores: “el comportamiento más probable es la continuidad del ambiente frío y seco con pasajes frontales que provocarán lluvias modestas similares a las que se desarrollaron en el arranque del mes”. “El último trimestre del año inicia con condiciones pluviales pobres. Los forzantes de escala regional todavía no han logrado responder activamente para que se alcancen los patrones normales de precipitación. Es probable que una mejora en el volumen de las lluvias se produzca recién hacia la última década del mes de octubre”.  


Primavera con heladas de hasta 6°C bajo cero

En la madrugada del jueves (7/10), el reciente ingreso  de aire muy frío desde el sur hacia la región central provocó un fuerte descenso térmico y heladas generalizadas en Buenos Aires. El registro más bajo fue el de Coronel Suarez con -6°C. Les sigue Tandil con -4°C, y Azul con -2,8°C. 

En trigo resurge la condición regular: ya son 50.000 ha y hay reducción en estimaciones de rinde

La falta de agua y heladas agravadas por la sequía vuelven a poner en jaque al trigo de la región. Queda muy poco de las reservas de agua que dejo la lluvia a principios de septiembre. Esta semana aparecieron 50.000 ha en estado regular y en las zonas más deterioradas se estiman reducciones en el potencial de rinde. En el centro sur santafesino, “los trigos sembrados tarde usaron el agua de principios de setiembre para su crecimiento y les cuesta largar la espiga”, explican los técnicos. Y ahora se suma el temor de registros muy bajos de temperaturas, por lo que seguiría incrementándose el hectareaje en condiciones regulares. En Cañada de Gómez los bajos fueron los sectores más afectados por las heladas. Allí la proyección de rindes paso de 50 a 30 qq/ha. En cambio, los primeros cuadros sembrados ya están formando el grano y se están manteniendo con la lluvia de hace un mes atrás. Podrían alcanzar un buen rinde. Hacia el sur provincial, si bien el estado del cultivo es muy bueno, la falta de agua se vería reflejada en los próximos días si no aparecen lluvias pronto. La mayoría de los lotes está entrando en espigazón.  El trigo del norte bonaerense que no recibió agua a principios de octubre, manifiesta un gran deterioro y ya presentan un techo de rendimiento. En el sudeste cordobés, los trigos están más petizos que otros años. En Laborde ahora se estima un rinde de 40 qq/ha.

 

Falta por sembrar el 23% del maíz temprano

Se avanzó muy poco con la siembra del cereal en los últimos 7 días, solo se siguió sembrando en la zona que recibió agua en el NE bonaerense. Incluso hasta Colón, pero más allá, desde Wheel Wright, Hughes y Juncal la falta de agua sigue paralizando las sembradoras. “Se necesita urgente una buena lluvia, incluso para sembrar soja”, advierten los técnicos zonales. En Pergamino “hay un 20 a 30 % de maíz temprano sin implantar por falta de humedad”. En Canals, sureste cordobés, la situación hídrica es más preocupante. “Las últimas lluvias de consideración tuvieron lugar hace tiempo: fueron en mayo”. Allí, solo hay implantado un 60% del área destinada a maíz temprano. “Este año había mucha intención de maíz tardío y como viene la cosa, vamos a tener 50 y 50”, refieren los asesores sobre la superficie que quedará repartida en ambas fechas de siembra en la zona de Laborde. En Venado Tuerto, Cafferata y zona de influencia el avance de siembra es similar, quedando aún un 40%. A esta altura del partido la última chance son las precipitaciones de este fin de semana. Lo que resta pasara a fechas tardías. El centro santafecino va a la cabeza de la siembra, habiendo cumplimentado con la totalidad de la superficie intencionada para fechas tempranas. La falta de humedad en el perfil trae consigo otros problemas.  Comienzan a aparecer daños por orugas cortadoras y gusanos blancos en cultivos recientemente emergidos por la deficiente  incorporación de los insecticidas en la matriz del suelo. Y lo mismo sucede con los herbicidas pre-emergentes: “vamos a tener muchos escapes de malezas en los lotes”, advierten. Por último otro cultivo que comienza a sentir la falta de agua es el sorgo, la ventana de siembra comienza este fin de semana, pero no hay agua en la cama de siembra. 

ACCEDER AL INFORME GEA

FUENTE: Bolsa de Comercio de Rosario

 

Te puede interesar
EN INTA

Chicharrita: trascendente reunión en Rafaela

REDACCIÓN
NOTICIAS 03/05/2024

Con la presencia del Secretario de Bioeconomía Fernando Vilella y representantes del área productivas del país se trabajó en una mesa política y técnica para mitigar la plaga en el maíz. En la SRR, el funcionario nacional se reunió con productores de la zona

Lo más visto
vaca-tambo-cerrado-1024x584

Durante el último año cayeron 462 tambos

REDACCIÓN
NOTICIAS 03/05/2024

Luego de la feroz sequía que atravesó el sector agropecuario y la actividad lechera en particular, de los 10.197 tambos que producían en marzo de 2023, para el mismo mes de este año solo quedaban 9735, un 4,5% menos