“Fue un daño muy grande"

RELATOS 08 de septiembre de 2020 Por REDACCIÓN
Un desesperado grito de Justicia de los Wingeyer, familia apicultora de #Romang. Les quemaron 60 colmenas orgánicas y parte de su historia familiar en las islas de la zona : “Fue un daño muy grande en lo monetario, en lo moral y en lo anímico”  
WhatsApp Image 2020-09-08 at 20.11.56 (1)

Escucha el audio

Audio

Un grito desesperado. Que necesita respuesta. Simplemente Justicia. Es lo que pide Mario Wingeyer una y otra vez en la charla que mantuvo con Pampa Gringa. Mario es productor apícola de la zona de Romang. Hace 15 días le quemaron todo lo que tenía en la isla. En el predio se perdieron 60 colmenas orgánicas certificadas. Una casita de madera, otra de material. Más de 40 años de historia. E infinitos recuerdos familiares. E infinitos sueños imaginados a futuro.

Su hija Yanina, contó en sus redes sociales lo que pasó hace 15 días allí “Tristeza, dolor, indignación, años de esfuerzo. Naturaleza, animales, vidas que a algunas personas no les importa: prendiendo fuego en la zona de las islas”(…) y pidió: “¡Queremos que se difunda esta situación, para que se haga Justicia! Por nosotros y por tantas familias que también pasan por lo mismo”.

ed4f8ac8-8435-4155-8c6a-5a0ae9d94c46
17a2886c-3a07-4149-8dba-2947db5b9dd2

“No quedó nada, algún palo de los caballetes.  Como eran orgánicas, cuando venía la inundación, no las podíamos sacar. Y las levantábamos en la zona de palmeras, que quedaron todas quemadas”





LOS ABUELOS DE MARIO TRAJERON LAS COLMENAS EN EL BARCO

Mario le contó a Pampa Gringa que hace más de 20 años que es apicultor: “yo heredé la apicultura”. Tienen apiarios convencionales en el campo. “Nos quemaron las 60 colmenas” y una casilla de madera que había heredado hace 35 años: “parte de nuestra infancia y de nuestra vida, con un enorme valor sentimental” cuenta en sus redes Yanina.

Los abuelos de Mario vinieron de Suiza y Alemania. Trajeron las colmenas en el barco: “mis tíos, mis padres: todos fueron apicultores”

WhatsApp Image 2020-09-08 at 20.11.54
“Parte de nuestra infancia y de nuestra vida, con un enorme valor sentimental”


 

EL LUGAR DE LOS HECHOS

Romang se sitúa sobre la Ruta 1, a 40 kilómetros al sur de Reconquista. El apiario está a 9 km al este de la ciudad, isla adentro. Cuando hay un buen nivel de agua, en 40 o 45 minutos se llega en lancha. El sábado fueron para sacar fotos (algunas son las que acompañan esta crónica) para entregarlas a la Policía “para que después no haya Justicia, como siempre en la Argentina”. El camino fue más complicado con los ríos bajos: tuvieron que ir a pie. Cruzaron el San Javier. De allí caminaron 9 kilómetros pasando dos ríos más chicos a nado y cuatro con el agua a la cintura. Todo esto para llegar y sacar las fotos.

Mario ya fue tres veces a declarar a la Policía y no sabe decir qué se llevaron. Está todo quemado.

“Por comentarios -nadie quiere salir de testigos porque hay miedo a alguna represalia- entraron a robar, prendieron la casilla y se quemaron los apiarios”. De allí, pasaron al otro lado por un zanjón que se encuentra prácticamente seco describe Mario: “allí, una casa de material con techo de paja (a unos 200 metros) también entraron, robaron y le prendieron fuego”… (silencio). Imágenes.   

“No quedó nada, algún palo de los caballetes.  Como eran orgánicas, cuando venía la inundación, no las podíamos sacar. Y las levantábamos en la zona de palmeras, que quedaron todas quemadas” (foto)

83443ac5-4264-4abe-88a0-35fbeafeccedbe4f869e-a62b-461f-afe1-71f28b267777

NUNCA PENSAMOS QUE PODÍA PASAR: ¡BASTA!

Si bien “todos los años prenden fuego en la isla” para Mario “este año fue mucho más: por la falta de lluvia, los ríos muy bajos. Esto viene ocurriendo desde Resistencia hasta Rosario”

-¿La venía venir? ¿cómo estaba el tema de los incendios en esa zona específicamente?

-Nunca pensamos que podía pasar. A pesar que este año se quemó más que todos los años, nunca pensamos que podía pasar. La casilla tiene 45 años, las colmenas más de 20…

-¿La idea es volver a empezar?  

-No, en la isla no. ¡Basta! (Otro silencio)

Tajante. Sin dejar dudas de la determinación. Y continuó:

- Fue un daño muy grande en lo monetario, en lo moral, en lo anímico. Seguiremos con la apicultura convencional en el campo. Tenemos sala de extracción propia, de envasado con las normas de SENASA, ASSAL, RNE y RNPA. Que te hagan esto, duele mucho

WhatsApp Image 2020-09-08 at 20.11.55

40e6a5af-ac5c-4612-b21c-545e5525d250

"Por nuestra naturaleza. Por nuestras plantas, nuestros animales, nuestra tierra, nuestros ríos"




 

UN GRITO DESESPERADO: JUSTICIA

“En la zona siempre hubo robo de colmenas. Siempre hacen más daño que lo que te llevan., Pero destrucción como nos hicieron a nosotros, nunca” cuenta Mario, que explica que hay que remontarse hasta la altura de Villa Ocampo para encontrar una pérdida similar

“Que se haga Justicia. Es lo que pedimos. Justicia en todos los casos en el tema apicultura. Yo sé que en la zona de Tostado roban apiarios enteros y queda todo en el olvido. Los robos se deben cortar. Como las grandes quemazones de las islas. Yo Mario no soy nadie para reclamar. Pero que midan el daño que le han hecho al medioambiente. Mucho peor que las 60 colmenas”

Que se haga Justicia. Es el pedido que hace Yanina también “por nuestra naturaleza. Por nuestras plantas, nuestros animales, nuestra tierra, nuestros ríos. Que los que provocaron esto paguen por las consecuencias y entiendan el daño que a ellos mismos se hacen y nos hacen. QUEREMOS JUSTICIA”

En estas fotos queremos mostrar y expresar la tristeza, el dolor, la indignación, los años de esfuerzo, lo poco que le...

Publicado por Yani Wingeyer en Domingo, 6 de septiembre de 2020


 

Te puede interesar