Hasta siempre Don Celso Cerutti

RELATOS 19 de agosto de 2020 Por REDACCIÓN
El martes 11 de agosto pasado dejó de existir el humbertino (por adopción) don Celso Bartolo Cerutti. Tenía 93 años y de ellos, todos tuvieron una estrecha relación con el campo y de un modo especial, con los caballos.
multimedia.normal.bf630e4ec7aabb93.6e6f726d616c2e6a7067

Cruzó muchos potreros, se encontró con varios campos de jineteada y no hubo tranquera que detenga la noticia: el martes 11 de agosto pasado dejó de existir el humbertino (por adopción) don Celso Bartolo Cerutti. Tenía 93 años y de ellos, todos tuvieron una estrecha relación con el campo y de un modo especial, con los caballos.

De esta manera, comienza una riquísima semblanza Jorge Luis Mezzabarba que publica el diario La Opinión de Rafaela. 
Nacido en Providencia el 12 de marzo de 1927 y desde mucho tiempo radicado (a medias) en Humberto I, porque si bien sus últimos días de vida estuvieron en su casa en nuestra localidad, él y sus días estaban centrados en el campo, en el Establecimiento “El Iris” y desde donde trabajaba como productor agropecuario en sus propiedades de Soutomayor, Constanza y Aguará.
Persona humilde, respetuosa y colaboradora con distintas instituciones y de un modo especial, cuando se lo consultaba por alguna fiesta campera tenía el dato preciso y no escatimaba esfuerzos ni compromisos. Como lo hizo por ejemplo con el Club Colón de San Justo no sólo dando ideas y consideraciones en el inicio mismo de la fiesta en la Estancia Pichuco donde empezó, también con su destacado cargo de “Capataz de Campo” por más de veinticinco años. 

El Club Colón del norte provincial dijo a través de un parte de prensa: “Nuestra Familia Colonista lamentan profundamente la partida y acompañan a los familiares de Celso Cerutti, quien fuera durante muchos años nuestro capataz de campo de doma y permanente colaborador en las ediciones del Certamen Argentino de Doma y Folclore. Agradecemos la generosidad de Don Celso y su familia con el Club Colón, siendo un icono de nuestro Certamen y estamos orgullosos de haber transitado un largo camino junto a una persona ejemplar, de una enorme sapiencia, respeto, capacidad, honradez y bondad, digna de un enorme corazón”.
Pero también fue un destacado en los campos de jineteada en Arrufó, San Cristóbal, Virginia, Humberto I y en donde fuese convocado. La respuesta era una sola: sí.
Era un apasionado de los caballos. Los quería, los cuidaba, les hablaba, los respetaba y los disfrutaba. Solía decir que “andar en un buen montado no se compara con nada en el mundo”. Y en un momento eligió uno muy especial: “El Barranca”, un media sangre negro tapado. Era uno más de la familia, una mascota a quien enseñó a saludar, abalanzarse y a tener siempre una gran presencia. “El Barranca” y su emprendado de plata lo acompañó durante muchos años en distintos desfiles y fiestas gauchas portando la Bandera Argentina. También en momentos memorables en San Justo como cuando lo hizo acompañado del Campeón del Mundo de Boxeo Carlos Monzón o con el querido Cacho Ledesma (JineteandoTv) y tantos otros.
Sus hijos Amilcar, Ana María, Norma, Carina y César; sus 10 nietos y 3 bisnietos, (entre otros familiares) que lo despidieron, tendrán muchos momentos para recordar el paso de Celso Cerutti por esta vida.
Todos estamos convencidos que ha tenido una vida compartida y como quiso. Estamos seguros que ya estará por allí, en los campos del cielo, cabalgando libremente con su querido “Barranca”, encontrándose con tantos amigos que a lo largo de este tiempo supo ganarse.
Algún sapucay, muchos relinchos en la maroma, todo el respeto de los palos y una ovación que repite: hasta siempre Capataz Don Celso Cerutti !!

Te puede interesar