Argentina, país normal, para cuando? 

EDITORIAL 02 de agosto de 2020 Por REDACCIÓN
Es cierto que el Covid gira alrededor nuestro, pero, también es cierto que el enamorarse de una arrancada dulce por el apoyo de la ciudadanía, tiene esta doble complicación de hoy. El descuido ciudadano, harto de estar encerrado y con la angustia de la economía familiar en crisis, juntan el explosivo de estos días: más enfermos, cerquita de saturar las camas hospitalarias y sin saber qué pasará con todos nosotros en la Argentina real. 
1_212
LOS MOTORES - Si el gobierno realmente demuestra que entendió algo del nuevo escenario, con el detallado plan que estaría articulando con el sector privado, si resuelve dejar los infantilismos y hacer rugir el motor de la Agroindustria, que es la Bioeconomia de F. Vilella, incentivando con dosis de confianza gradual a los actores productivos, seguramente la Vaca, estará mas viva que nunca.

RUSO Por STEFFANAZZI, Raúl Benedicto

 

Es cierto que el Covid gira alrededor nuestro, pero, también es cierto que el enamorarse de una arrancada dulce por el apoyo de la ciudadanía, tiene esta doble complicación de hoy. El descuido ciudadano, harto de estar encerrado y con la angustia de la economía familiar en crisis, juntan el explosivo de estos días: más enfermos, cerquita de saturar las camas hospitalarias y sin saber qué pasará con todos nosotros en la Argentina real. 

 

La Argentina real?, Si, si, esa donde el infantilismo hace todo circular, menos la economía. Donde los dirigentes piensan en una sola dimensión, miden una encuesta circunstancial de resultados efímeros, se la creen y se olvidan de todas las dimensiones de la responsabilidad de gobierno: no solo la salud, sino también la seguridad, la violencia, la economía, la inflación, la educación, un plan de gobierno que no existe, entre otras tantas aristas de la vida de un pueblo. Además, de tener conglomerados de intereses individuales donde cada mini grupo interno, atiende su propio juego. Casi un desencanto antes de empezar el larguísimo partido de 3 años y meses.

 

Decíamos: Argentina país normal?. Y si, nos merecemos que una vez en la vida nacional, la dirigencia se ponga seria y tome el control de un proyecto de sensatez, de mediano plazo, atendiendo con mesura el corto plazo, pero mirando adelante, dando seguridad jurídica hacia afuera, respetando la independencia de los poderes adentro. O sea, todo lo contrario a la corta pero dolorosa causa Vicentin (por las consecuencias), el supuesto proyecto de la intervención a la Justicia porque parece que le conviene a uno/a o a unos pocos, por citar lo más significativo. Terminar de informar con la verdad cómo es el camino de solución con los acreedores con respecto a la deuda, parece más eterna que externa, cómo se está realmente negociando. Sin el absurdo relato que ya no cree nadie: que Argentina está en condiciones de poner condiciones.

Por eso, si este gobierno realmente no mintiera y tomase a la vida económica con seriedad y responsabilidad social, ya tendría que estar evaluando las propuestas de la sociedad civil y los actores reales de las cadenas de valor, para poner en marcha de una vez un plan, que reconozca socialmente que el motor que debe rugir cada vez más fuerte y liderar la salida a las angustias, es la producción agropecuaria y agroindustrial. Con una visión Federal cierta y en serio, no de mentiritas. Esto se comprueba muy fácil: con los incentivos diferenciales al desarrollo, las desgravaciones impositivas ciertas y concretas y la apuesta a la Ciencia y la Tecnología en términos de presupuestos, pero ligada la misma a las cadenas de valor.

 

 

ALCANZAR LAS BENDITAS 200 M 

Desde el sector privado, la dirigencia de las distintas expresiones agroindustriales, le manifestaron a los principales referentes del Gobierno, su interés en aportar en la ayuda de la búsqueda de soluciones para que la Argentina alcance 200 millones de toneladas de cosecha anual.

En el caso de la Metalmecánica, consideraron apropiado por ejemplo, el proyecto que promueve el titular de Diputados S. Massa, ya que se viene trabajando desde hace tiempo en la solicitud de un plan de canje de máquinas y amortización acelerada. Los empresarios remarcaron la importancia de contar con financiamiento, elemento central en las ventas, e incentivar la exportación de maquinaria agrícola, sector que puede crecer y mucho. Brasil es uno de los destinos más atractivos.

El equipo multiactoral público-privado, que viene delineando el proyecto, contempla tres ejes:

1)    aumentar la producción vegetal, mediante una mayor área y productividad con sostenibilidad. 

2)     incrementar la producción y exportación de servicios y productos humanos. 

3)     avanzar en la incorporación de más emprendimientos internacionales en nuestro país, con foco en todos los SBC relacionados a la bioindustria. 

Para dar cumplimiento al primero de los ejes del proyecto, los principales incentivos que se proponen son: 

- Desgrabar de ganancias un porcentaje de 120% de las facturas relacionadas a fertilizantes, y de 150% las que están relacionadas con seguros índice y semillas autógamas fiscalizadas.

- Establecer un plan canje de maquinarias para camiones, camionetas, sembradoras, pulverizadoras, y tractores de origen nacional.

Se contempla incentivos para la compra de maquinaria agrícola:

- Habrá beneficios de reducción de aportes patronales equivalentes a los del artículo 22 de la Ley 27.541 y será del 100% en las propuestas que tengan en cuenta la paridad de género.

- Se facilitará el acceso al financiamiento sustentable con un Fondo de Garantía y líneas de crédito con tasas de hasta el 24% anual.

Para dar cumplimiento al segundo de los ejes, los incentivos que propone la iniciativa son:

. Aumento de la producción sustentable de alimentos para consumo humano directo (carnes, acuicultura, legumbres, productos orgánicos y agroecológicos,  lácteos, productos de la agricultura celular y alimentos procesados), para aumentar las exportaciones de cada uno de los productos mencionados.

. Aumento de las inversiones y atracción de inversión extranjera directa. Aumentar los puestos de trabajo y una mejora relativa del salario. 

. En ganadería, políticas activas para incrementar stock bovino y productividad. Desarrollar programas de carbono neutro y prácticas para el bienestar animal. Para el mercado de la carne vacuna, implementar una matriz de trazabilidad. Prohibir la media res entera; la carne se deberá ofrecer al comercio minorista trozada en cuartos trasero delantero y costillar.

Un dato interesante es que se bosqueja un aumento de las retenciones que se aplicaría a los cortes de carne vacuna priorizados para el mercado interno, principalmente costillar y cortes del cuarto delantero, el que no deberán superar el 20% del valor de la media res ex - planta.

Con esos objetivos, diferentes incentivos: estabilidad fiscal, reducción de las contribuciones patronales, amortización acelerada de inversiones, saldo libre disponibilidad para créditos no compensados de IVA y devolución al cabo de tres años, exención de impuesto a los débitos y créditos y de retenciones y percepciones impositivas, disminución de los bienes personales para la repatriación de capitales, desgravación del impuesto a las ganancias para el acervo de forrajes, la producción de novillos pesados y el aumento de la productividad en la cría vacuna, y alícuota del 0% para las exportaciones adicionales dentro de los productos fomentados.

Como dice el gran amigo Fernando Vilella: “Vaca Viva es una expresión de toda la bioeconomía, es decir la agregación de valor (que es conocimiento) a la biomasa. Todas las biomasas no se refieren solo a la ganadería, sino que engloba a las actividades referentes a la bioeconomía, que incluye a la ganadería, pero también a la industria forestal, la biotecnología y las AgTech, entre otros. Así será real los 200 millones de toneladas y los incrementos reales de carnes para el mercado externo. Pero, con agregado de valor en Argentina.

Si el gobierno realmente demuestra que entendió algo del nuevo escenario, con el detallado plan que estaría articulando con el sector privado, si resuelve dejar los infantilismos y hacer rugir el motor de la Agroindustria, que es la Bioeconomia de F. Vilella, incentivando con dosis de confianza gradual a los actores productivos, seguramente la Vaca, estará mas viva que nunca.

Te puede interesar