Alicia Ciciliani: “Deben haber profundos cambios en las instituciones, en la política y en el Estado”

RELATOS 31 de diciembre de 2020 Por REDACCIÓN
Con el eje en la bioeconomía, la ex ministra de Producción en Santa Fe dialogó con Pampa Gringa y se preguntó ¿qué necesita la bioeconomía para desarrollarse plenamente? ¿qué modelo de Educación, que Infraestructura necesita? Un balance del 2020 en la búsqueda de un desarrollo sustentable y una “discusión que atrasa”: los metros de exclusión para la aplicación de fitosanitarios
CICILIANI

ALICIA CICILIANI En diálogo con Pampa Gringa

Alicia Ciciliani, ex ministra de la Producción de Santa Fe durante el gobierno de Miguel Lifschitz, dialogó con Pampa Gringa y realizó un balance de lo que fue este año 2020 en materia productiva. Además, resaltó el ciclo de charlas que se organizó desde la fundación La Usina Social -donde es referente en materia productiva- y otras entidades teniendo como eje la bioeconomía. El año termina con un país donde el 50% de su población y el 60% de sus jóvenes están excluidos: “Se debe tener una capacidad de acuerdo para estabilizar la macro y luego decidir cuáles son los motores que impulsarán el desarrollo. A pesar de las dificultades, hay posibilidades. Esto depende de la capacidad de la dirigencia política”. Por último, se refirió a un proyecto de ordenanza presentado por el PJ en Rafaela a través del cual se excluye en 1000 metros del ejido urbano la aplicación de fitosanitarios: “esa discusión atrasa, es totalmente retrógrada. Lo veo como parte de ese Estado fragmentado que no puede ver la integridad de las cosas y el momento de desarrollo que necesitamos”


LA BIOECONOMÍA

Desde la Fundación de la Usina Social -que encabeza Miguel lIfschitz- en conjunto con 4 universidades nacionales (UNR, UNL, Unnoba y UN Mardel Plata) el INTA y la Academia de Ciencias se organizó durante el año un ciclo de charlas -a través de plataformas virtuales- con especialistas y académicos. El tema central: la bioeconomía. Al respecto, Ciciliani evaluó: “Estamos muy satisfechos por lo trabajado este año. Nuestro objetivo fue generar una propuesta concreta de salida de la Argentina con un modelo de desarrollo sustentable. Estamos convencidos de que la Argentina tiene una posibilidad real. No como promesa de futuro sino como un presente instalado con los actores de la bioeconomía. Y allí estuvieron los académicos que están en las universidades y en el INTA. Y los empresarios que convierten esa investigación en un producto, en una empresa, en una patente. Creo que lo logramos porque tuvimos una diversidad de actores de primer nivel explicando lo que hacen día a día, no contando un deseo. Esto nos da dimensión de que Argentina tiene una posibilidad real y concreta. Creo que cumplimos con el objetivo y esto nos entusiasma.

Nuestro objetivo fue generar una propuesta concreta de salida de la Argentina con un modelo de desarrollo sustentable



Muchos comentaban que lo hacíamos en un contexto de pandemia muy difícil y nuestro discurso fue positivo, propositivo y esperanzador”. Otro de los temas que se pudo mostrar es que “la bioeconomía no se refiere sólo al campo. Hay una multiplicidad de actividades que la hacen tan interesante: desde la producción agropecuaria hasta la producción de una vacuna. También ahí hablamos de bioeconomía” que no es otra cosa que una herramienta basada en el agregado de valor sobre la biomasa. Ésta no sólo genera producción, sino energía, productos y servicios que cuidan el medio ambiente.

“La bioeconomía no se refiere sólo al campo. Hay una multiplicidad de actividades que la hacen tan interesante: desde la producción agropecuaria hasta la producción de una vacuna”


Con la idea de continuar en 2021: “tenemos a los investigadores, a las universidades, a los empresarios. Pero sin la pata de la organización institucional y política esto no se convierte en un modelo de desarrollo virtuoso que alcance para pensar un país distinto. Deben haber profundos cambios en las instituciones, en la política y en el Estado. Haremos énfasis en esto: ¿que necesita la bioeconomía para desarrollarse plenamente? ¿qué modelo de Educación, que Infraestructura necesita? ¿qué necesitamos para que no transcurran tantos años para que una investigación salga de la mesada de un laboratorio y se transforme en una empresa que agregue valor?


MODELO DE DESARROLLO

Lo anterior está estrechamente relacionado con “el empleo en la sociedad” resaltó Ciciliani: “tenemos una población cercana al 50% que está excluida. El 60% de los jóvenes lo está. Esta es la realidad central”

El año cierra con una caída del PBI muy importante: “pero siempre las mediciones se hacen en promedio. Hubo actividades que no sufrieron caídas durante la pandemia. Otras están muy mal. Se debe mirar esto con detenimiento y tener políticas diferenciadas para cada sector. Y esto no lo conseguiremos si no le damos un marco de estabilidad a la macroeconomía. Es una materia pendiente: hubo cambios de gobiernos de supuestos distintos signos políticos, sin embargo no puede ni siquiera acordar sobre la tasa de inflación, el tipo de cambio. En definitiva, las reglas de juego en donde se desenvuelve la microeconomía. Se debe tener una capacidad de acuerdo para estabilizar la macro y luego decidir cuáles son los motores que impulsarán el desarrollo. A pesar de las dificultades, hay posibilidades. Esto depende de la capacidad de la dirigencia política. Necesitamos que la media ande bien y de eso, estamos lejos”

UNA DISCUSIÓN QUE ATRASA

Ciciliani, se refirió también al proyecto de ordenanza presentado en el Concejo de Rafaela por los ediles del PJ a través del cual se prohíbe la aplicación de fitosanitarios en una zona de exclusión de 1000 metros del ejido urbano. Ante la requisitoria de Pampa Gringa, Ciciliani resumió: “esa discusión atrasa, es totalmente retrógrada. Lo veo como parte de ese Estado fragmentado que no puede ver la integridad de las cosas y el momento de desarrollo que necesitamos”

A esto, la ministra durante la gestión de Miguel Lifschitz, agregó: “hay que cuidar el ambiente y la salud en los mil metros, en los cien metros y en los mil dos metros. Hoy el desarrollo tecnológico, los productores, los científicos, las universidades nos brindan la enorme posibilidad de hacerlo. Es posible tener una producción midiendo todos los fitosanitarios que aplicamos, evitar la deriva, etc”

“Hay que cuidar el ambiente y la salud en los mil metros, en los cien metros y en los mil dos metros. Hoy el desarrollo tecnológico, los productores, los científicos, las universidades nos brindan la enorme posibilidad de hacerlo”


“Es de sentido común que no se aplicará al lado de una escuela, o de un barrio de una ciudad” resaltó la dirigente. Para el cuidado del ambiente y la salud “es necesario trabajar mucho. Es fácil hacer una ordenanza. Pero después en el día a día tenés el trabajo conjunto con los productores, los científicos, las universidades, el municipio, la Provincia -que debe tener un rol estratégico en las Buenas Prácticas Agropecuarias. Se debe ayudar a los productores para que produzcan y dar confianza en la población”


Ciciliani recordó que durante su gestión en la cartera productiva, “trabajamos y avanzamos muchísimo sobre este tema con todo un equipo, articulando con el Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia. Teníamos un representante del colegio en cada departamento que trabajaba codo a codo con municipios y comunas. Estábamos digitalizando todo el proceso. Estas son las políticas de Estado que debemos entender: no importa si gobierna un socialista, un radical o un peronista”

Para finalizar, agregó “brego para que tengamos una discusión inteligente y ayudemos a los productores a cuidar su salud, el medioambiente, el suelo. Esos son los modelos que tenemos que discutir. Que el Estado y la política se apropien de la innovación tecnológica. No puede ser que vaya un inspector con papel y lápiz recorriendo los campos con un auto cuando hoy, en el teléfono o en la PC podés tener lo que está pasando en cada lote”. Y agregó: “Este año tenemos la posibilidad de obtener información satelital -que es un orgullo para el país-. Pero esto no es sólo para el productor. El Estado debe apropiarse de esa modernidad y trabajar en forma conjunta para que se produzca cuidando el ambiente y la salud. No puede existir una dicotomía entre producción y ambiente. Eso el productor lo entiende perfectamente. Puede haber excepciones, están las sanciones para que no lo haga. Pero no podemos seguir con esta discusión” cerró sobre el tema


El Estado y la política deben apropiarse de la innovación tecnológica.

Te puede interesar