Soja de segunda: el almanaque y La Niña apremian....

NOTICIAS 13 de diciembre de 2020 Por REDACCIÓN
ompartimos este artículo que publica La Nación. Teniendo a La Niña como protagonista que impidió la siembra de la soja de segunda por el estado de los suelos. Estamos entrando en la segunda quincena de diciembre..."el almanaque apremia" 
3268426w1033

Compartimos este artículo que publica La Nación. Teniendo a La Niña como protagonista que impidió la siembra de la soja de segunda por el estado de los suelos. Estamos entrando en la segunda quincena de diciembre..."el almanaque apremia" 


Gracias a La Niña, la siembra de soja de segunda está prácticamente detenida en la zona "núcleo". Tras la cosecha de la cebada y del trigo de siembra temprana, a partir de mediados-fines de noviembre, solo se pudieron completar uno o dos lotes en cada campo. Luego las máquinas volvieron al galpón porque los barrenos mostraban un perfil húmedo de sólo 20-40 centímetros. Sembrar en esas condiciones es ir en busca de problemas.

Por su parte, los trigos de ciclo intermedio siguieron consumiendo agua durante noviembre y dejaron los perfiles completamente secos o solamente con los primeros centímetros húmedos; ya están cosechados pero tampoco se puede avanzar mucho con los cultivos de verano.

En síntesis: el almanaque apremia: estamos a 12 de diciembre con el suelo seco y sin pronósticos de lluvias importantes en los próximos días.

Un veterano asesor de la región recuerda que la curva de caída de rendimiento para Venado Tuerto es de 40-45 kilos de soja por hectárea y por día de atraso en siembras de diciembre. Ese cálculo dramático indicaría que, si se implantara la oleaginosa en la segunda quincena de este mes, podría tener un potencial de 15-20 quintales por hectárea, siempre y cuando todo siga razonablemente bien tras la germinación y si no ocurren ataques de chinche diminuta, que exige gastar dos quintales por hectárea para combatirla.

Sembrar un ciclo muy corto tampoco sería la solución, porque puede florecer con 15 cm de altura si las lluvias siguen siendo insuficientes. Volcarse al maíz de segunda tampoco es fácil: se necesitan US$100 por hectárea para la semilla y 40-45 para el fosfato diamónico, además de haber hecho barbechos neutros, sin herbicidas que afecten la germinación del cereal.

Por: Carlos Marin Moreno LA NACIÓN 

Te puede interesar