"Muchos de los que van a aportar vienen de la Vaca Viva y parte de los que se la llevan son de la Vaca Muerta"

ENTREVISTAS 09 de diciembre de 2020 Por REDACCIÓN
Es en relación al impuesto a las "grandes fortunas". Lo dijo el especialista Fernando Vilella en diálogo con Pampa Gringa: China y el peligro de enfocar todo en un solo mercado. Argentina, ¿espera sentada que lleguen los clientes?
multimedia.normal.a48200163694edf4.4665726e616e646f20323032305f6e6f726d616c2e6a7067

FERNANDO VILELLA El diálogo con Pampa Gringa

El sistema productivo como socio y motor estratégico para el desarrollo del país. Transformar la biomasa en productos de más valor, aplicando tecnologías. Y esa transformación tiene que ser en el lugar en que se genera. En síntesis: agregar valor con conocimiento. Biomasa más conocimiento. Eso es Vaca Viva, eso es Bioeconomía.

Pampa Gringa dialogó con el ingeniero agrónomo Fernando Vilella. Los que saben lo presentan como “el padre de la Vaca Viva”. Este concepto que se contrapone al de Vaca Muerta. Esa Vaca Muerta que significa miles de millones de dólares de subsidios y otras bondades para atraer al inversor extranjero con el fin de que deje algunas fichas allí. Ese fue el enfoque, el concepto de los últimos gobiernos… ¿y si esa misma energía del Estado (no es Vaca Muerte o Vaca Viva, son ambas) se coloca en las miles de unidades diseminadas a lo largo y ancho del país para “apalancar” el desarrollo en el territorio, el arraigo en cada uno de esos lugares? Eso es darle vida a la Vaca que esta Viva (el concepto va más allá de la ganadería, se entiende)... El concepto de Vaca Viva fue utilizada por el mismo presidente de la Nación. Aunque hasta hoy mucho no se avanzó

 

- Si bien es un proceso, un ciclo que implica un tiempo mucho más prolongado, estamos cerrando el 2020: ¿con la vaca viva más viva o no?

- Se generaron expectativas pero no hay demasiadas diferencias con lo que había. Cuando hablamos de Vaca Viva hablamos de promover inversiones que generen desarrollo en el interior del país, que generen arraigo. Cuando uno visualiza qué fue lo que efectivamente ocurrió, y la verdad, es que fue muy poco. Incluso hubo situaciones que han ido hacia atrás como los aumentos de retenciones No hubo ninguna medida que tenga que ver con el cuidado del medio ambiente a partir de la utilización de determinadas técnicas, del biocombustible, etc.

 

Cuando hablamos de Vaca Viva hablamos de promover inversiones que generen desarrollo en el interior del país, que generen arraigo

 
 

Existe alguna esperanza en torno de algunos proyectos que se encuentran en la Cámara de Diputados. Cuando uno los revisa, van a fondo con algunas cuestiones que son importantes y que tienen que ver justamente con generar distinto tipos de incentivos que favorezcan esta vaca viva de la que estamos hablando.

Mientras tanto, en relación a Vaca Muerta en el Congreso acaban de aprobarse subsidios. Por ejemplo en esta ley denominada “a la grandes fortunas”. Subsidios a las multinacionales que traen gas desde allí. Hay en definitiva una transferencia neta. Mucho de los que van a aportar vienen de la Vaca Viva y los que se las llevan son de la Vaca Muerta. Todo esto en un contexto donde el Gobierno -al igual que los anteriores- no ha mostrado una sensibilidad en la necesidad de un reemplazo energético con energías más amigables con el medioambiente. Estamos viendo lo que está pasando con los biocombustibles, un golpe muy fuerte, muchas de las empresas están cerradas. En definitiva, en energía todo se hace en función del barril de petróleo. Todo esto implica un retroceso de una ley de un par de décadas atrás que se había aprobado y que tenía elementos muy positivos, consensuadas.

 

 En la ley denominada “a la grandes fortunas”.  Mucho de los que van a aportar vienen de la Vaca Viva y los que se las llevan son de la Vaca Muerta

 
 

Y el mundo va para otro lado: los mercados europeos y otros cada vez exigen más una conexión entre los productos y sistemas amigables con el ambiente. Habrá una creciente necesidad de certificar, de trazar para lo que hay que tener un sistema adecuado. En agricultura extensiva y parte de la ganadería lo tenemos bastante bien, hay que medirlo y mostrarlo. Pero son cuestiones que no van a ser espontáneas: hay que elaborar políticas y estrategias. Y en esto el rol de los Estados es importante

Y el mundo va para otro lado: los mercados europeos y otros cada vez exigen más una conexión entre los productos y sistemas amigables con el ambiente

 

- Usted recién hablaba de las exigencias del mercado internacional. Y aquí está el mercado chino..

-China ha jugado un papel relevante, fundamentalmente en las últimas décadas en término de alimentos. Este año China importará 100 millones de toneladas de soja, dos terceras partes del comercio global. Pero atención, dos terceras partes de eso lo provee el Mercosur original. Hay un desaprovechamiento por parte de algunos de los actores. El caso argentino: el 60% del maíz lo exportamos como grano, más del 90% de la soja como grano y harina. Y ellos arman las proteínas animales que hoy están comprando en el mundo. Hoy China es el mayor comprador de carnes a nivel global a raíz de un problema sanitario que tuvieron con la Fiebre Porcina Africana donde perdieron casi la mitad de su rodeo. Se están recuperando con un perfil distinto: desaparecen los pequeños productores (“el cerdo en el fondo de casa”) y aparecen en gran escala las granjas industriales que requieren más maíz y soja. Antes parte del alimento del animal eran los residuos del hogar, y hoy esto ya no está. Lo que vemos son records de compra de maíz, de soja y de carne. Todo esto hacen a la firmeza de los valores.

Nosotros producimos 700 mil toneladas de carne porcina, y ese número podría ser muchísimo mayor.

Lo que sería un error que todos estos factores favorables se traduzca a una exportación exclusivamente a China: hay muchos mercados interesantes para vender productos con más valor, más a nuestra escala por tamaño. Así, no dependeríamos sólo de un mercado. La historia nos demostró que en la década del 30 del siglo pasado, el Reino Unido -el equivalente en aquel momento- desaparece como cliente y colapsa el sistema argentino. Hay muchos mercados, lo que pasa es que hay que trabajar, armar acuerdos, salir a vender. No esperar a que te vengan a comprar que es la estrategia que tradicionalmente tuvo la Argentina para todos sus productos.

Este año China importará 100 millones de toneladas de soja, dos terceras partes del comercio global. Hoy  es el mayor comprador de carnes a nivel global  

 
 

Hay que armar esos acuerdos para poder exportar cosas que tengan valor. Si no seguís exportando granos. Pero si querés exportar carne o lácteos. Santa Fe es líder en esto y debería producir más leche y más productos derivados: hoy hay mercado. Estas son las cosas de la estrategia de la vaca viva donde hay que focalizarse y promover

 


-Usted hablaba de las megagranjas porcinas en China. Gran parte de 2020 se estuvo hablando de un acuerdo con ese país para la producción de carne porcina en nuestro país.

- Argentina tiene carencias legislativas, normativas en torno a las grandes producciones intensivas de animales. A nivel nacional y provincial: ¿cómo manejar desde el punto de vista ambiental el estiércol, los orines de la granja? ¿Cómo manejar las estrategias de conservación en ámbitos cercanos a las ciudades? Tenemos un capital muy bueno en relación a los cerdos al igual que en el vacuno y que tiene que ver con la sanidad del rodeo. Esas dos cuestiones -ambiente y sanidad-  son las que se están elaborando para tratar de generar con ese (u otro) convenio.

Para mí, si hay un resguardo desde el punto de vista ambiental y sanitario, el convenio es bienvenido., Vamos a generar trabajo, agregar valor, a multiplicar las exportaciones.

vvv

Te puede interesar