NOS LLEGA Y COMPARTMOS

Vamos a ir compartiendo miradas, lecturas, pensamiento que nuestros queridos pamperos nos hacen llegar ya sea vía whatsapp, email, carta o como sea.   Un abrazo

Demonización
Me cuesta entender la demonización que se ha hecho del silobolsa o la simpleza de describirlo a veces como un mero hecho policial, como sucedió el 26 de junio en referencia al vandálico hecho contra el silobolsa de un productor de Villa María. Más aún me cuesta entender que algunas voces del periodismo, productores y algunas entidades del agro expliquen la realidad y las bondades del silobolsa, que en realidad no es otra cosa que un insumo más en la producción de granos; como las labores, la semilla, el fertilizante, etc., tan simple de explicar y de entender. 1) La Argentina no tiene suficiente capacidad instalada para poder acopiar todo el grano en un mismo momento. 2) Si los productores vendieran su grano todos al mismo momento para "liquidar divisas", los precios se desplomarían ocasionando un serio perjuicio al país y al Estado nacional en la recaudación de impuestos. 3) Millones de toneladas de granos acopiadas en silobolsas son utilizadas a lo largo del año calendario para la producción de aceite, leche, carne (vaca, cerdo, pollo), huevos, harinas panificables, balanceados para mascotas. 4) Miles de toneladas de forrajes son acopiadas en silobolsas como silajes; es decir, forrajes de volumen picados para la producción semiintensiva e intensiva; de leche y carne; tales como, pasturas, alfalfa, sorgos, moha, etc.
Podría enumerar muchas más virtudes del silobolsa, sin olvidar que el productor tiene que volver a sembrar e invertir un par de cientos de dólares por hectárea para continuar con los ciclos productivos de invierno y verano. Explicado esto, y no por último menos importante, no se le escaparán al observador común la casualidad y la intensidad de estos hechos con clara intencionalidad política e ideológica que van mucho más allá del "mero hecho policial". Por un lado, el vandalismo por el vandalismo mismo de los más radicalizados, que apunta al caos y a la disgregación social, por aquello de "cuanto peor, mejor". Por el otro, la clara mentalidad estatista y populista que busca engañar a la opinión pública demonizando al productor y preparando la cama de siembra ideal para una futura estatización del negocio de granos.
Federico Romero
Ingeniero en Producción Agropecuaria. Licenciado en Ciencias Agrarias
DNI 8.474.965